De las pistas de carreras hacia la producción de serie

El nuevo Audi R8 Coupé V10 performance quattro lleva la deportividad en sus genes. Su poder se hace patente en el exterior a través las poderosas tomas de aire situadas junto a la amplia parrilla Audi Singleframe y sus marcadas líneas laterales, que son un indicador de la posición del motor central. Y es que este coupé de 610 caballos de potencia marca la frontera entre la carretera y el mundo de la competición.

Audi virtual cockpit: para tener a la vista lo más importante

El concepto de utilizar el interior para permitir que el conductor se concentre lo máximo posible en la carretera se extiende al mundo digital de la mano de la combinación entre el MMI Navegación plus y el Audi virtual cockpit. La amplia pantalla de 31,24 cm. (12,3 pulgadas) en diagonal se centra en el taquímetro. Las cifras adicionales, como el par motor, las fuerzas g, los tiempos por vuelta, la temperatura del aceite del motor y de la transmisión y la presión y temperatura de los neumáticos, se disponen a su alrededor. El control del MMI funciona con reconocimiento de voz inteligente y puedes controlarlo sin tener que apartar las manos del volante. El Audi R8 Coupé V10 performance quattro presenta un botón adicional que te permite controlar directamente los programas de rendimiento con ajustes especiales.

Aún más potencia

El motor V10 atmosférico, ubicado entre los ejes, es el corazón del Audi R8 Coupé V10 performance quattro. En la versión performance, este motor genera 610 caballos de potencia en total. Esto reduce el tiempo de aceleración para alcanzar los 100 km/h a 3,2 segundos. E incrementa la velocidad máxima a 330 km/h. El alerón trasero fijo del Audi R8 Coupé V10 performance quattro constituye una señal clara del impresionante rendimiento de su motor.